equipaciones de futbol baratas

Es doloroso lo que pasa nuestro pueblo en materia de salud, sin medicamentos ni medios diagnósticos, chandal atletico de madrid ni condiciones decentes en los hospitales. Nuestro Sistema de Salud, ¡ Si el sistema no funciona, ni siquiera lo poco que sirve de él podrá funcionar tampoco. Tenemos solo algunas certezas fundamentales: que la soberanía de la nación es irrenunciable, que la justicia social es un valor absolutamente propio de una revolución “si es verdadera”, que un sistema económico que favorezca el desarrollo, el progreso y el bienestar material es imprescindible, de lo contrario la revolución no pasaría de ser una quimera sin futuro, que, en el caso de Cuba, el socialismo es la única alternativa que puede garantizar todo lo anterior, que debemos basar la acción en nuestra propia historia, hasta por ahí las certezas. ” y Raúl Castro advirtiera que “Cambiamos o nos hundimos” y de que, en 2011 el VI Congreso del Partido convirtiera algunas de sus ideas para impulsar la reforma en directivas, increíblemente engavetadas. A nadie le ha quedado dudas del poco talante democrático del gobierno cubano.

Hoy queda poco espacio para la sorpresa. Quizás piensan esto como una oportunidad de hacerse de una rebanada del pastel en el contexto de una disputa abierta del espacio público. Citando de memoria recuerdo que fue el 27 de marzo de 1962 cuando al comparecer en televisión para denunciar las deformaciones sectarias introducidas por algunos líderes del antiguo partido marxista, escuché a Fidel citar por primera vez a Lenin: “La seriedad de un partido revolucionario -dijo- se mide por la actitud ante sus propios errores”. Cuando, viviendo en Caracas, anunciaron la muerte de Fidel Castro, una especie de mezcla entre asombro y apatía fueron mis primeros sentimientos.

Asombro porque, a esas alturas, ya comenzaba a creer que el tipo era realmente eterno, inexpugnable… Se suponía que era una revolución de todos y para todos y por el bien de todos. El gobierno sabe muy bien que existen sobradas razones para salir a protestar, a pesar de eso su retórica es la de siempre: el imperialismo, los mercenarios; pero lo repiten mecánicamente, porque saben que solo les creerán quienes se aferran a creerles porque, de lo contrario, su mundo de ilusiones se vendría abajo. No obstante, les impusieron una intermediación que no siempre necesitan y que puede encarecerles la factura entre un 20-40 %, sin que el emprendimiento tenga prácticamente opciones para licitación. Luego les cuento más. Escuchar juicios duros y críticas que sirvan para mejorar la obra común. Un escenario apropiado para ese ejercicio que será útil en la medida que sea honesto, integral y profundo, pudiera ser un foro de la sociedad civil, ampliado con elementos y personalidades como economistas y cuadros, en activo y jubilados, intelectuales, científicos sociales, politólogos, profesores, que aunque comprometidos con el proceso, durante años han realizado advertencias y emitidos juicios críticos que el poder ha echado en saco roto o mal interpretado al mezclar a estas personas con otras posiciones.

Las fuerzas antimotines las vi entrenando en La Cabaña hace muchos años, solíamos pasar por ahí para cruzar el túnel y mi amiga y yo nos quedamos muy sorprendidas de ver ese tipo de tropas policiales en Cuba. De todas las expresiones de la pobreza característica de las sociedades subdesarrolladas, la que impera en los campos y la que afecta a las poblaciones originarias son de las más crueles porque dañan la autoestima y, mediante la depauperación, hacen miserable la existencia. Ellos suelen evaluar su condición no por lo que tienen, sino por aquello de lo cual carecen, principalmente de oportunidades, asumen como pobreza los déficits de consumo que los separan de sus congéneres en otras partes del mundo o de los sectores mejor dotados en la sociedad cubana. Por otro lado, la reforma monetaria ha creado un nivel de inflación de precios al consumo inasumible por el cubano medio, en un escenario donde los alimentos y bienes de primera necesidad han mutado al mercado en dólares. Por supuesto que todos comprendemos a lo que me refiero, pues no es que los cubanos nunca hayan levantado su voz contra el despotismo castrista, sino que es la primera vez que esta protesta es masiva…

Ahora, con la cara quemada por todas estas imágenes recorriendo el mundo por primera vez, se vuelven locos y salen ellos también gritando, pero sin tiempo para ponerse sus habituales máscaras. La croqueta se fríe en aceite hirviendo, explota sin que el régimen tenga tiempo de medir la temperatura, tal como exigían a la gente que debían cocinarlas, midiendo la temperatura. Por la inmensa ridiculez de acusar a otro gobierno de ser el causante de que su propia gente proteste o, simplemente, se atreva al fin a expresar su opinión. Cualquier reflexión tiene necesariamente que comenzar por las consecuencias de haber soslayado durante treinta años una indagación sobre las razones que llevaron al fin de los regímenes socialistas en Europa Oriental y al colapso de la Unión Soviética cuyas instituciones, prácticas e ideas, Cuba incorporó y mantiene vigentes. Haber sobrevivido bajo la dirección de Fidel Castro y por fenómenos casuales como la presencia de Chávez, creó espejismo que otros identificaron correctamente y durante treinta años, especialmente en los últimos diez, en la red y medios de prensa, han advertido de los errores. Tampoco ahora me interesa tener la razón, quien la tuvo y debe ser escuchado fue Fidel.

Millones de cubanos han acompañado a Fidel Castro en las manifestaciones populares desde 1959. Convencidos o presionados, pero la mayoría con sentimientos de admiración o respeto. Quizá se vuelva extremadamente difícil la comunicación entre los cubanos que viven en la isla y el mundo real… Las redes sociales y otras vías de comunicación no presencial, han multiplicado “n” veces lo que siempre ha sido inherente a los cubanos. Los sueldos de los legionarios del Sheriff son hasta cinco veces más altos que en los otros clubes de la liga. Tales compatriotas escépticos -y muchas veces confundidos- forman un conglomerado muy importante, y el Partido debiera priorizar su atención en todas partes. Fue en ese entonces que la universidad llegó a todas partes de veras, y no quedó reservada para el grupo selecto de los que aprueban unos exámenes y reciben un “permiso para estudiar”. Estados Unidos reforzó ese torniquete en plena pandemia. Debe pagar costosos fletes o seguros y conseguir financistas dispuestos a lidiar con las sanciones de Estados Unidos. Respetando en lo posible las medidas sanitarias y de distanciamiento físico, los hemos convocado para denunciar una vez más el bloqueo, la agresión y el terror.

Con grandes inversiones para los estándares de la región, Gushan, dueño del club, ha logrado crear una multinacional con futbolistas de catorce países. Si usted acarició este artículo y usted quisiera obtener muchos más datos sobre chandal de futbol amablemente echa un vistazo a nuestro propio sitio web. Todos los actores políticos del hemisferio saben lo que se juega en la isla. En las mismas pantallas y diarios apenas se menciona el asesinato habitual de manifestantes en Colombia, los disparos para cegar jóvenes en Chile o el brutal apaleamiento de los que protestan en Perú. Tanto por parte de los manifestantes como por los civiles que salieron a enfrentarles se ejerció la violencia, principalmente con piedras y palos. Quizá sea por eso que me sorprendió tanto ver las calles de La Habana y otras muchas ciudades de la isla, llenas de cubanos que caminaban al grito de Patria y Vida. Una buena parte de los cubanos hemos vivido con esa terrible certeza de que no veremos cambio alguno en nuestro país, de que la gente nunca saldrá de esa especie de estupor o hipnotismo o esa mezcla de fanatismo y desidia que se apoderó de quienes se llaman “revolucionarios”. Para quienes no entiendan la alegoría culinaria, desde hace meses la gente en Cuba se venía quejando por la venta de una masa cárnica para hacer croquetas, pero que resultaba sumamente explosiva a la hora de freírla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *